Gritos, golpes y castigos. ¿Cómo educar a los hijos?

La mayoría de los padres está más al pendiente del mal comportamiento de los hijos que de su buen comportamiento. Cuando se espera la 20130506-061917 p.m..jpgllegada de un hijo, una de las preguntas más frecuentes entre los padres es: ¿Cómo voy a educar a mi hijo? la respuesta a esta pregunta es tan importante que, dependiendo como se eduque al hijo, será el futuro de este nuevo miembro en la familia. A un padre nada le haría más feliz que ver a su hijo convertir su sueño en realidad, ser una persona que ayuda a los demás y que se puede catalogar como un buen hijo.
La mayoría de los padres tienden a educar a sus hijos de la misma manera como los educaron a ellos en su infancia, esto lo hacen de manera inconsciente ya que las acciones de los padres marcan la vida y las actitudes de los hijos para el futuro. Recuerda que lo que tú como padre o madre haces y dices en frente de tu hijo, es lo que tu hijo hará o dirá en el mañana. Es por esto que es tan importante educar de una manera correcta a nuestros hijos. Estamos de acuerdo que no existe la perfección, pero se debe poner mucho esfuerzo y dedicar tiempo a la buena educación de los hijos.

Gritos, golpes y castigos

¡Ven a cenar, si no vienes en este momento te quedas sin cena! ¡Y apaga esa computadora ya! ¡Si no vienes a cenar en este momento te quedaras sin computadora y sin salir por el resto del mes! (3 minutos después, lo quita de la computadora con un pellizco) ¡Te dije que apagaras eso, estas castigado! – gritando y amenazante.

Es un ejemplo de la vida diaria en la mayoría de los hogares. Pero no es la mejor manera de educar o hacer obedecer a los hijos, al contrario, gritos, golpes y castigos innecesarios y en muchos casos exagerados e injustos solamente creara en los hijos un resentimiento y actitudes para provocar a la autoridad, en este caso, a los padres. Al gritarle a tu hijo le provocas una reacción de nervios, pensará que el grito es algo “útil” y es lo que aprenderá, entre más grites menos caso te hará, crea una mala imagen como padre y puede desencadenar problemas en su salud mental en un futuro. Al querer educar a tu hijo con golpes (empujar, agarrar del brazo fuerte, jalar el cabello, bofetear o golpear) aumentas su agresividad y le traerás consecuencias mentales muy dañinas en un futuro e imitaran la agresión con lo que le rodean. Cuando castigas debes de ser muy claro en explicarle el motivo y definir con claridad cuál será la consecuencia, y tratar de cambiar la palabra castigo por consecuencia. Nunca castigues solo por coraje.

Hijo, la cena esta lista, apaga la computadora y baja por favor, tenemos un rato esperándote y si no bajas tendremos que apagar la computadora por el resto de la semana. – con voz firme pero serena. Es un buen ejemplo de cómo hablarle a un hijo.

Consejos prácticos

sé un buen ejemplo – recuerda que desde pequeños, los niños imitan todas tus acciones buenas y malas. Puedes aprovechar ocasiones tan sencillas como saludar con amabilidad a otros, ayudar a algún ancianito, hablar con cortesía, respetar las reglas de tránsito, no tirar basura en la calle, etc.

Comunicación y comprensión – una buena comunicación con tus hijos te ayudara mucho en tu relación con ellos. Deja que se expresen libremente sin que los interrumpas y sin enojarte en caso de que hicieron algo incorrecto. Puedes sacarles temas de conversación con la pregunta: ¿Qué piensas de…?

Déjalo experimentar – la mejor manera de aprender es experimentando. Si cada vez que se cae o se da un golpe por más pequeño que sea, corres a auxiliarle, crearas una dependencia y acostumbrándolo al consuelo continuo. Déjale correr riesgos.

Refuérzale las cosas buenas – los hijos, en especial en su infancia, son muy sensibles. Está comprobado que si les refuerzas sus cosas positivas, los animas y les das tu apoyo es más benéfico que castigarlos. Construirás una buena autoestima.

Ora por tu hijo – aunque tú le enseñes todo lo bueno y lo malo a tu hijo, llegara una edad en que el tomará sus propias decisiones. Ya no lo podrás castigar, pero si aconsejar y orar por él. Una oración intercesora de una madre o padre por un hijo es muy poderosa.

No es fácil ser padre, pero tampoco es imposible ser un buen padre. Recuerda que el mayor ejemplo de padre que tenemos lo encontramos en la Biblia. Tenemos un Padre celestial que tiene un amor extraordinario y su manera de educarnos es ejemplar. Te invito a que mires el manual, la guía para padres que nos recomienda leer, la biblia. Con la ayuda de Dios puedes cambiar esos detalles que te impiden educar bien a tu hijo.

Lic. Misael Figueroa Aguirre

Etiquetado , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: