SALUD FAMILIAR, NUESTRA PRIORIDAD

VIOLENCIA. Es una palabra que en la actualidad la relacionamos con la falta de seguridad en el país. A la palabra violencia le acompaña una serie de actos en donde están en juego la vida de personas peleando una plaza para vender droga, muchas de ellas, inocentes. Imágenes en donde un grupo de pandilleros intercepta a una joven pareja y le quitan las pocas pertenencias de valor que llevaban consigo, al pronunciar la palabra violencia, vienen a nuestra mente muchas escenas escalofriantes de personas con un rostro malévolo y con intenciones de quitarnos la vida o lastimarnos hasta que perdamos el conocimiento y el temor nos inunde. 

Con toda la violencia que habita entre las calles, estoy seguro que en la mayoría de las localidades de nuestro país, hemos pasado por alto algo muy importante, y es que no solamente debemos de pensar en como combatir  y como poder erradicar la violencia que nos azota en nuestras comunidades, sino, en como podemos salvar las siguientes generaciones de estos terribles actos violentos. Mucha gente ha escrito y declarado ante grandes masas de población que la clave esta en una unidad que es básica en la sociedad, y en muchos casos, demasiado compleja. Me refiero a la unidad de la familia. La familia es el primer frente para combatir y reparar, hasta cierta medida, estos males violentos que nos azotan. ¿Por qué? Porque la familia es una de las escuelas en donde se inculcan los valores, y cada integrante los pondrá en práctica con la sociedad, en donde la verdad se pone a prueba. La familia es una institución en la cual todavía podemos creer y confiar en que si mantenemos una salud familiar adecuada, podemos darle un respiro a la sociedad, no solo con la no participación de actos criminales o actos que perjudican a otros, sino con la colaboración de cada integrante para el bien social. Hemos olvidado que la violencia que mora en las calles y que se alimenta del miedo de los inocentes, es consecuencia de una violencia que no solo lastima físicamente, sino, emocionalmente, ya que se ejecuta en el círculo en donde se encuentran, en la mayoría de los casos, los de tu propia sangre.

La violencia familiar o domestica es un problema muy serio, implica lastimar a alguien, a un conyugue o a un hijo. Es un problema social difícil de poder detectar debido a que la victima, en pocas ocasiones, tiene el valor de denunciar a su atacante. Existen varios tipos de violencia como la psicológica, violencia sexual, violencia económica, violencia política. Entre otras. Y cada una de ellas deja una marca, una cicatriz que es muy difícil de borrar. Y como consecuencia, la victima tendrá un comportamiento anormal con la sociedad. Miedo a relacionarse con las personas, cansancio mental por el estrés de que en cualquier momento puede ser agredido, ansiedad, depresión, intentos de suicidio, abuso del alcohol y de drogas, violencia con otras personas, por supuesto lesiones físicas de todo tipo, quemaduras, enfermedades de transmisión sexual, embarazos de alto riesgo. Todo esto es violencia. Todo esto lo viven millones de familias en todo el mundo, no hace distinción entre ricos y pobres, las consecuencias se ven reflejadas en nuestras calles. Violencia.

No todo esta perdido. Hay algunos centros de rehabilitación en donde pueden atender tanto a las victimas, como al agresor. Mientras tengamos vida es posible cambiar las cosas, nunca es demasiado tarde. Con esfuerzo y oración se puede curar y cambiar muchas cosas. Y de aquí nace la importancia de mantener una familia sana, libre de la violencia. Por eso creo que si comenzamos desde hoy a poner nuestro granito de arena en nuestra propia familia, podemos aportar mucho para un mejor mañana. Al menos, tener la conciencia tranquila que mi familia aporta, en lugar de dañar la sociedad.

Si tienes alguno de estos problemas, no dudes en denunciarlo. Es por tu propio bien y por el de todos. A continuación te dejo algunas expresiones de los tres tipos de violencia más comunes[1].

Violencia Física

–       Sujeción (CONTROL)

–       Lesiones con mano, puño o pie

–       Lesiones con objetos

–       Golpes

–       Ingestión forzada de drogas o bebidas alcohólicas

–       Mutilaciones

–       Quemaduras

–       Privación de alimentos

–       Sobrealimentación

–       Descuido físico

Violencia psicológica

–       Aislamiento

–       Controlar a través del miedo gritar indiferencia

–       humillar

–       pobre o nula estimación emocional

–       rechazo

–       irrespetar los sentimientos

–       negligencia

–       abandono

Violencia sexual

–       manoseos

–       hostigamiento sexual

–       violación

–       forzar a ver o presenciar actos con carga sexual

 

Si sufres de violencia domestica, no dudes en denunciarlo a las autoridades correspondientes en tu localidad.

Lic. Misael Figueroa Aguirre


[1] Tomado de la pagina del gobierno del estado de Chiapas http://www.sedem.chiapas.gob.mx/boletines-de-prensa/tipos-y-conceptos/

Etiquetado , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: