Cómo Orar

¿Es posible orar continuamente? Yo creo que sí. Es más, debería ser la última meta de todo cristiano interesado en establecer una relación con Dios. ¿Pero cómo alcanzamos esta última meta? ¿Cómo podemos persistir en esta jornada de oración? Puedes seguir tres pasos que te pondrán en el camino: comprende qué es la oración, haz de la oración un hábito diario, y trata de crecer en la oración.

Comprende qué es la oración

El consejo del apóstol Pablo de que oremos continuamente no significa que debemos permanecer todo el día de rodillas. Pablo aboga por un estilo de vida que esté sincronizado con Dios, de tal manera que la oración se convierta en un acto tan natural y tan esencial como la misma respiración.   Es, efectivamente, la voluntad de Dios para con nosotros: “Estad siempre gozosos. Orad sin cesar. Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús” (1 Tesalonicenses 5:16-18). Para entender lo que es la oración, estudia cuidadosamente en las Escrituras lo que significa e involucra la oración. Da un paso a la vez. Tratar de entender a otra persona requiere tiempo.   ¡Y cuánto más para llegar a conocer a Dios! Persevera, porque la “perseverancia tiene que terminar su obra para que puedas madurar y ser completo, sin necesidad de nada” (Santiago 1:4). Pídele a Dios para que te ayude a aprender cómo orar y tener fe. El te contestará. “Y si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada” (Santiago 1:5). Hazle preguntas a un compañero cristiano que haya experimentado el poder de la oración.   Sobre todo, empieza a orar y continúa haciéndolo, porque la oración es justamente hablar con Dios como con un amigo.

Haz de la oración un hábito diario

La oración es al alma lo que el alimento es para el cuerpo. Tu vida espiritual no puede sobrevivir sin la oración. Haz de ella un hábito para acercarte a Dios tan frecuentemente como sea posible. Practica el poder de la oración diariamente. Crecer en la oración no es el resultado de estudios teóricos, sino de postrarse de rodillas. Aquí tienes algunas sugerencias para ayudarte a desarrollar un hábito regular de oración:

Encuentra un buen lugar. De la misma forma como puedes encontrar un lugar especial para estudiar, selecciona un lugar libre de distracciones para estudiar la Palabra de Dios y hablar con él.

Establece una hora regular.   Busca el momento más conveniente en el cual puedes estar solo con Dios. Puede ser en cualquier momento, mientras que sea una cita regular que anhelas mantener con tu Creador. Decide el tiempo que desees pasar en oración y persiste en ella. En este punto es donde la mayoría de la gente tiene problemas. Cuando   no son capaces de mantener el tiempo obligatorio que se propusieron, se desaniman y se sienten culpables. Tienes que darte cuenta de que un momento de oración regular con Dios es un hábito que tiene que ser creado, es un patrón de actividad que tiene que ser emprendido, de la misma manera en que te disciplinas para formar otros buenos hábitos. Esto toma tiempo y está sujeto a las “emergencias” de la vida que nos roban tiempo.   Trata de no destruirte emocionalmente si no alcanzas tu meta, no te desanimes. Encontrarás que cada vez es más fácil.

Estructura tu oración. Hay diferentes métodos para estructurar la oración. Escoge el que se aplique mejor a tu caso, o trata diferentes métodos, dependiendo de tu estado de ánimo. Aquí hay algunos que les han dado un buen resultado a otros:

  • Mantén un diario. Anota tus pensamientos, sentimientos y necesidades. Anota los nombres de otras personas que te hayan pedido que oraras por ellas. Toma nota de sus alegrías y preocupaciones como también de sus oraciones contestadas. Un diario semejante no solamente te ayudará a estructurar tus oraciones, sino que también te servirá como documentación de tu recorrido espiritual.
  • Canta, toca o tararea música de alabanza para expresar tus oraciones a Dios.
  • Usa ideas de meditación cristiana para ayudarte a enfocarte en Dios. Con la ayuda de una concordancia estudia lo que dice la Biblia acerca de la meditación.
  • Adopta un formato de oración empleando el acróstico ACTS: A=Adoración; C=Confesión; T=Testimonio; S=Súplica (Pide la ayuda de Dios para ti y para otros).
  • Encuentra inspiración en la naturaleza. Mira por la ventana, da un paseo y mientras gozas de la naturaleza, conecta tus pensamientos con el Dios de la creación.

Creciendo en la oración

Una vez que hayas establecido una vibrante e íntima relación con Dios por medio de la oración, podrías tratar de usar algunos de los métodos de oración a nivel de “graduado” que te van a ayudar para “orar continuamente”:

  • Mantén una conversación con Dios. Consagra tu “voz interior” a Dios, y convierte tu comentario interno en una conversación con él. Habla con él acerca de las actividades del día a medida que éstas ocurren e inmediatamente pon sobre él todas tus preocupaciones.
  • Establece un tiempo determinado para la oración. Daniel oraba por la mañana, a mediodía y por la noche. Además de tu tiempo de oración regular con Dios, es bueno entrar en el hábito de orar en ciertas ocasiones diferentes   para permitir que tus pensamientos retornen a él.
  • Consagra tus actividades diarias. Cada cosa que haces puede ser para la gloria de Dios, si le dedicas cada actividad a él.
  • Usa “oraciones espóntaneas”. Estas son oraciones cortas, como por ejemplo: “Señor Jesucristo, ten piedad de mí”, que pueden decirse mentalmente al ritmo de tu respiración. Este método puede eventualmente hacer que la oración sea parte de tu misma alma a medida que aquélla se expande para llenar tu subconsciente.

Ten la seguridad de que Dios te seguirá guiando si tú perseveras en entender los misterios de la comunicación con él.

Finalmente, yo ofrezco mi oración: “Señor, dame la sabiduría para aprender a orar, la valentía para tratar de orar y la perseverancia para continuar orando”.

Kris Coffin Stevenson es una escritora independiente que vive en Beltsville, Maryland, EE. UU. de N.A. La Pacific Press pronto le publicará un libro práctico acerca de la oración.

*Todos los pasajes de la Biblia pertenecen a la versión Reina-Valera revisada (1960).

Etiquetado , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: