que es el ecumenismo?

Introducción:

Desde Edimburgo (1910), la idea de convocar una conferencia universal de las iglesias cristianas había sido compartida por numerosos representantes de las iglesias cristianas. La guerra de 1914-1918 hizo que esta convicción se reforzara y se tratara con más urgencia.  ¿Qué tipo de conferencia o reunión de las iglesias cristianas estaban tramando?

Para poder entender los inicios del ecumenismo, es muy importante que entendamos el significado de dicha palabra.

El término ecumenismo proviene de varias palabras del griego, que tiene relación con la vivienda, asentamiento o permanencia:

– OIKOS: casa, vivienda, habitación, pueblo.

– OIKEIOTêS: relación, emparentado, amistad.

– OIKEIOW: habitar, cohabitar, reconciliarse, estar familiarizado

– OIKONOMEô: administración, encargo, responsabilidad de la casa

– OIKOUMENE: tierra habitada, mundo conocido y civilizado, universo

Entonces, ¿Qué es el ecumenismo?,  en la asamblea constitutiva de Ámsterdam (1948) se formuló así:

“el consejo Ecuménico de las iglesias es una asociación fraternal de iglesias que aceptan a nuestro señor Jesucristo como Dios y Salvador”.

Pero más tarde en la asamblea de Nueva Delhi (1961), se modifico este concepto, ampliándolo en algunos puntos que consideraron como fundamentales:

“el consejo ecuménico de las iglesias es una asociación fraternal de iglesias, que confiesan al señor Jesucristo como Dios y Salvador, según las Escrituras, y se esfuerzan en responder juntas a su común vocación, para la gloria del único Dios, Padre, Hijo y Espíritu Santo”.

El primer secretario General en el discurso de apertura y dialogo de la asamblea en Ámsterdam dijo lo siguiente respecto a este movimiento ecuménico:

“el consejo ecuménico tiene por finalidad ayudar a las iglesias a descubrir lo mucho que pueden recibir unas de otras y prepararse a utilizar sus dones para la iglesia en el mundo entero. El CEI sólo es una fase transitoria en el camino de la desunión a la unidad”.

Y finalmente les presento un concepto dado por la real academia española:

“tendencia o movimiento que intenta la restauración de la unidad entre todas las iglesias cristianas”.

Todos estos conceptos nos ayudaran a entender un poco el porqué del inicio de este movimiento o tendencia.

La finalidad del CMI es tratar de alcanzar el objetivo de la unidad visible de la iglesia. Esto implica un proceso de renovación y cambio en el que las iglesias miembros oran, celebran el culto, debaten y trabajan juntas.

Desarrollo del ecumenismo:

El viaje atreves de la historia para encontrar el principio del movimiento ecuménico nos remota a la época en que la primera guerra mundial estaba en pleno progreso, el pensamiento humano y su sensibilidad hacia otros seres humanos los llevo a idear y celebrar concilios para ponerle un alto a tanto sufrimiento, queriendo paz, de igual manera queriendo que el evangelio fuese llevado a todo el mundo atreves de las misiones.

No se puede negar que los orígenes del movimiento ecuménico son esencialmente occidentales y protestantes, aunque ortodoxa estuviese presente desde el comienzo.

Desde finales del pasado siglo, diversas sociedades misioneras protestantes estaban preocupadas por la obra misional por todo el universo (la oikumene), y comprendieron que el mal testimonio cristiano de la división en las iglesias, hacia mas difícil este santo mandato de evangelizar. De esta gran problemática para las diferentes religiones protestantes, surge la grandiosa idea de celebrar una conferencia en donde se tratasen y estudiasen a profundidad los diversos aspectos de la acción apostólica en el mundo no cristiano y los muchos problemas que ella suscitaba en las diversas iglesias.

No se pueden describir los orígenes del movimiento ecuménico sin mencionar el nombre del Dr. John R. Mott. Nacido en 1865, metodista, se consagro rápidamente al ideal misionero en particular en los medios universitarios. Sus viajes y sus actividades hicieron del un perfecto ecumenista. Mott, con la ayuda de J.H. Oldham, fueron los promotores y realizadores de lo que luego se llamo “EDIMBURGO 1910”, o sea la “CONFERENCIA MUNDIAL MISIONERA”. Este fue el primer acontecimiento decisivo en el campo ecuménico.

De todo esto, surgió un “comité de continuación”, que en 1921 se convirtió en el “CONSEJO INTERNACIONAL MISIONERO”, con el fin de coordinar, promover y ayudar la obra misionera en todo el mundo.

De todo el impulso y ambiente creados en Edimburgo 1910, surgieron otros dos movimientos ecuménicos:

“VIDA Y ACCIÓN”

La idea de promover la paz internacional era muy oportuna en el año de 1914, el momento en que se desencadenaba la primera guerra mundial. Los países que no fueron alcanzados por el conflicto eran los más aferrados y llamados a apoyarla.

El arzobispo N. Soederblom, quien era un hombre con una gran personalidad y de profundas convicciones cristianas, se dio cuenta de la gran responsabilidad que tenían todas las iglesias de su actualidad para promover la paz. El pensó que era necesario una cooperación en los problemas concretos, a los cuales la guerra dio carácter de especial gravedad como: problemas de razas, de la paz y la guerra, problemas sobre la educación, del trabajo, del orden social… etc. Después de que Soederblom lucho para poder tener algún concilio, consiguió tener una reunión ecuménica en Estocolmo en 1925, donde reunió 610 delegados oficiales que representaban, en 33 paises, todas las tendencias de la cristiandad. La iglesia romana no estaba presente. Los dirigentes hubieran deseado que la iglesia romana hubiere participado de esta reunión y hubiese enviado delegados Así nació este movimiento también conocido como VIDA Y TRABAJO o CRISTIANISMO PRACTICO. El motivo de esta reunión, no era, en intención de sus dirigentes, de naturaleza dogmatica.

“FE Y CONSTITUCIÓN”

Este fue el segundo movimiento que resulto después de la reunión de Edimburgo en 1910.

Su gran promotor fue Charles Brent, obispo episcopal de los EUA. Misionero en Filipinas. La reunión en Edimburgo le hizo ver el horror y la desgracia que estaban pasando las iglesias cristianas en ese momento, un momento de división y constantes disputas dogmaticas. Desde ese momento Charles Brent dedico toda su vida y sus actividades a intentar convencer a todas las iglesias cristianas en unir fuerzas y juntar a sus teólogos, con el fin de examinar como hermanos las diferencias doctrinales y eclesiásticas, para poder encontrar una solución y ver si podían unirse en fuerza y misión.

En diferencia con el primer movimiento “vida y acción”, este movimiento de “fe y constitución” fue plenamente teológico, doctrinal. En 1927 tuvo lugar en Lausana la primera reunión.Hasta 1937 estos movimientos funcionaron independientemente en actividades y reuniones. Pero poco a poco y de acuerdo a varias necesidades, los responsables de vida y acción, como también de fe y constitución, se dieron cuenta que no podían seguir trabajando por separado.

Las conferencias de Cristianismo práctico, en Oxford, y la de fe y constitución, en Edimburgo, reunidas en julio de este año, con una diferencia de pocos días, acordaron la unión de los dos movimientos en una sola organización, juntar fuerzas con un mismo fin era su nuevo ideal.

Mayo 1938.- Utrecht. 75 personas (entre ellos 28 delegados de los movimientos fundadores y 40 representantes de iglesias) decidieron formalmente la formación del CONSEJO ECUMENICO DE LAS IGLESIAS, y la celebración de la asamblea constitutiva para 1941. Sin embargo, a causa de la segunda guerra mundial, fue retrasada hasta 1948.

AMSTERDAM 1948

En esta primera asamblea general, asistieron 351 delegados de 148 iglesias; definitivamente con esta asamblea y con tal cantidad de miembros, quedo constituido el CEI.

El tema central estudiado fue: “el desorden del hombre y el designio de Dios” debido al comienzo de la segunda guerra mundial. Se vio claramente la necesidad de estudiar los motivos de división entre las iglesias, de una renovación intensa y de dar testimonio de servicio ante el mundo.

El teólogo Karl barth tuvo una actuación muy destacada.

Conclusión:

El ecumenismo a simple vista parece tener muy buenas intenciones, parece como si fuera tan sencillo solo que una religión se une a su causa y a sus propósitos, pero ¿que hay de bíblico en el ecumenismo?

El verdadero ecumenismo está planteado en el evangelio de Juan 17:

Vers. 11,21 – “para que sean uno, así como nosotros”

Vers. 23 –  “Yo en ellos, y tú en mi, para que sean perfectos en unidad”

Es de clara evidencia que lo que Jesús quiere decir es que nos unamos a él.

¿Y cuales deben de ser los factores determinantes para que seamos uno en El?

La respuesta  la encontramos en el libro de Efesios 4:1-6:

Verdad como es en Jesús. Un Señor, una fe, un bautismo, una misma esperanza.

Porque separados de Dios nada podremos hacer.

por: Misael Figueroa

(LA IGLESIA ADVENTISTA DEL SÉPTIMO DÍA NO ESTA EN ESTE MOVIMIENTO ECUMÉNICO)

Bibliografía:

Liberación humana y unión de iglesias, el consejo ecuménico entre upsula y Nairobi, Antonio matabosch.

Historia doctrinal del movimiento ecuménico, Gustave Thils.

Tendencias modernas del ecumenismo, notas de clase.

Concilio en el siglo xx, Dr. Casimiro Morcillo.

http://www.wcc-coe.org/wcc/espanol.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: